La Cruz franquista

cruz caídos castellón

La gran cruz que se alza en al parque Ribalta es un símbolo de la dictadura. Para ello recurrimos a la historia que nos ofrece conocimiento a través de la investigación científica.

La Jefatura Provincial de Propaganda inicia en 1939 las primeras gestiones para levantar una cruz por los caídos. El ayuntamiento tomó la iniciativa en abril de 1940 de costear un monumento a los ‘Caídos por Dios y por España’, sólo para los vencedores de la Guerra Civil. No podía tomar una decisión unilateral sin el consentimiento de Madrid por lo que dirigió una carta al departamento de Plástica del Ministerio de la Gobernación. Desde el ayuntamiento le remiten un proyecto del arquitecto Francesc Maristany Casajuana ajustado a las normas que dicta el ministerio. Tras unos trámites burocráticos fallidos se necesita la aprobación de la Dirección General de Arquitectura.

En la documentación se insiste que la obra se efectuaría de forma inmediata y permitiría paliar el paro de forma temporal.

Se recomienda un lugar apartado del bullicio y no alejado del centro. En primer lugar eligen la plazoleta enfrente de la plaza de toros donde en la Segunda República se situaba una biblioteca. Luego deciden buscar un emplazamiento más reservado, ya definitivo, en el paseo Ribalta.

Se inaugurará el 29 de octubre de 1944 con las flechas de Falange y la inscripción ‘Caídos por Dios y por España. Presentes !’

En la transición se eliminan los símbolos de la dictadura y se dedica el monumento a las víctimas de la violencia. En la actualidad la gran cruz no tiene ninguna referencia escrita. Hasta los años 80 del s. XX ha sido lugar de celebración franquista.

La Cruz del parque Ribalta no es sólo una cruz, sino es un monumento franquista que debe ser eliminado cumpliendo el artículo 15 de la ley de memoria histórica.

Joan Miquel Palomar (31 Posts)

Historiador i membre del Grup per la Recerca de la memòria històrica de Castelló


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Política de comentarios:

Castellón Confidencial no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. La responsabilidad legal de los comentarios vertidos corresponde a los autores de dichos comentarios. Este es un espacio para el debate. No hay moderación prevía en los comentarios, pero Castellón Confidencial se reserva el derecho a retirar comentarios irrespetuosos, ofensivos o inadecuados. Si envía un comentario, este sitio almacenará una entrada en un fichero de datos para poder mostrar su comentario a otros usuarios. Podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición en lectores@castellonconfidencial.com