La no culpabilidad de nuestros hijos

bart simpson pixabay

La tendencia más racional de un padre y una madre es la de defender a su hijo/a a toda costa, sin embargo, ¿es siempre inocente nuestro niño?

La sobreprotección es un estilo educativo que existe en muchas familias pero no por sobre-proteger a un hijo las cosas van mejor. Cuando se protege en exceso, la educación se convierte en una suma de permisividades y tolerancias basadas en frases como “es que no voy a castigar a mi hijo”, “pobrecito, me sabe mal” y la negación “mi hijo esas cosas no las hace”.

Con esto, lo que ocurre es que no hay límites ni responsabilidades para el hijo o la hija, se le permiten malas conductas y se le otorga una falsa libertad que puede acarrear problemas de comportamiento a la larga, con los compañeros, ya que no tolerará que no se haga lo que él quiere; con los profesores, no permitiendo que le manden ni le castiguen y por supuesto, con los padres, pues si no le han puesto límites antes, ahora tampoco.

¿Qué ocurre entonces al negar que nuestros hijos también se portan mal?

El hecho de que siempre hayan hecho lo que han querido sin ningún tipo de consecuencia les hace creer que pueden seguir haciéndolo y lo que antes era una “gracieta” o “cosas de niños”, va aumentando y empiezan por no acatar las normas de casa, pasan por no cumplir las del colegio y puede que acaben por no cumplir las normas sociales, quebrantando la ley y cometiendo algún tipo de delito.

Obviamente, todo esto no es una causa-efecto, pero sí es una correlación significativa, es decir, una alta probabilidad de que lo primero pueda causar lo segundo.

Gemma Cardera Gemma Cardera (31 Posts)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Política de comentarios:

Castellón Confidencial no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. La responsabilidad legal de los comentarios vertidos corresponde a los autores de dichos comentarios. Este es un espacio para el debate. No hay moderación prevía en los comentarios, pero Castellón Confidencial se reserva el derecho a retirar comentarios irrespetuosos, ofensivos o inadecuados. Si envía un comentario, este sitio almacenará una entrada en un fichero de datos para poder mostrar su comentario a otros usuarios. Podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición en lectores@castellonconfidencial.com