Movilización internacional contra los tratados

carteles ttip iaioflautas

Las movilizaciones ciudadanas se extienden por las ciudades europeas y es que este otoño puede ser decisivo para nuestras vidas, ya que la cumbre de Ministros de Comercio de la Unión Europea (UE) tiene previsto reunirse en Bratislava (capital de Eslovaquia) para decidir sobre el futuro de dos de los tratados de comercio e inversión negociados por la UE, la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones, conocida por sus siglas en inglés TTIP, con EEUU, y la Comprehensive Economic and Trade Agreement, más conocido como CETA, con Canadá. Y no sólo son muy similares, sino que el 75% de las empresas canadienses son subsidiarias de multinacionales estadounidenses, por lo que se verían beneficiadas por cualquiera de los dos tratados.

Estos tratados constituyen leyes del comercio global y una herramienta del capitalismo para la acumulación de capital por parte de las multinacionales, que son la mayor parte de los inversores extranjeros. Con ellos se pretende asegurar la expansión económica, reduciendo aranceles, y sobre todo liberalizando el tráfico comercial y financiero, facilitando la circulación de mercancías y capitales, así como la apropiación por las multinacionales de los ingresos obtenidos en el comercio global, sin contribuir al desarrollo de las comunidades que les facilitan los recursos que explotan. Un ejemplo puede ser el caso de Apple, a la que se le estima una evasión fiscal de 13.000 millones de euros.

Los movimientos sociales, sindicales y políticos vienen desarrollando amplias campañas en defensa de los derechos laborales, humanos y del medio ambiente, cuestionando las propuestas conocidas de las partes negociadoras, y advirtiendo de las amenazas que esconde el complicado lenguaje de los textos, que por la experiencia de tratados como el NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte que entró en vigor en 1994), la aplicación de los mismos supondría la desregulación del mercado de servicios, perpetuarían la privatización de los servicios públicos, y la desregulación de las compras públicas y del mercado laboral. Además, ampliaría el derecho a la propiedad intelectual, mermaría la soberanía alimentaria, perjudicaría la agricultura familiar y sostenible, así como al medio ambiente. En México la herencia del NAFTA ha sido un aumento del desempleo, de la desigualdad, de la pobreza, de los conflictos sociales y del crimen organizado.

Francia dice que pedirá la paralización de las negociaciones del TTIP en la reunión de Bratislava. Pero éste no es el único tratado, de hecho, está previsto que el Consejo Europeo ratifique el CETA el próximo mes de octubre, aunque algunos Estados miembros no estén de acuerdo. No es el caso de España que con un gobierno en funciones ha solicitado su ratificación a la comisaria de comercio, junto a otros once Estados.

Ahora bien, el CETA al ser considerado un tratado mixto por la Comisión, también deberá ser ratificado por los Parlamentos Nacionales de cada Estado miembro, pero podrá ser aplicado provisionalmente desde su ratificación en el Parlamento Europeo, lo que permitiría a las multinacionales fiscalizar la gestión de los representantes del pueblo, mediante mecanismos de regulación supranacionales, y en su caso, demandar a los Estados receptores de la inversión ante sistemas de arbitraje creados ad hoc, cuando crean perjudicada su inversión.

A través de estos mecanismos los Estados deberán destinar buena parte de sus presupuestos a pagar las indemnizaciones acordadas a favor de las multinacionales, mientras las políticas neoliberales imponen al pueblo restricciones presupuestarias que les privan de los servicios indispensables para mantener una vida digna. Todo ello en un contexto de incremento de la desigualdad, la pobreza, el paro, los flujos migratorios (no sólo por causas económicas, sino también ambientales y políticas), debilitaría a los Estados para mayor regocijo del crimen organizado y el fraude a gran escala, que no son sino la cara oculta de la globalización.

Las movilizaciones ciudadanas continuarán a lo largo del otoño exigiendo que no se ratifique el CETA y que se suspendan las negociaciones del TTIP y de cualquier otro tratado de comercio e inversión como el TiSA (Acuerdo sobre el Comercio de Servicios), que la UE negocia en Ginebra junto a otros 22 miembros de la Organización Mundial del Comercio, con el que se pretende entregar los servicios a las multinacionales y en el cual tampoco se tienen en cuenta los acuerdos de París contra el cambio climático.

¡Únete a las movilizaciones!

Sandra Soutto – ATTAC Castelló

Redacción Redacción (30949 Posts)

Publicación de notas de prensa y otros contenidos generados por terceras personas


Un comentario en “Movilización internacional contra los tratados

  1. Los iai@sflautas de Castellón, apoyamos esta iniciativa, ya que consideramos que el TTIP es un acuerdo nefasto para nuestros hijos y nietos…..ya que les formatea el futuro…de echo, durante dos meses , cada lunes hemos dado completa información, con cifras , de este mal acuerdo para España, y en general la UE…
    dos partidos, en Bruselas ya han aceptado y firmado parte de este tratado, el PP y PSOE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Política de comentarios:

Castellón Confidencial no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. La responsabilidad legal de los comentarios vertidos corresponde a los autores de dichos comentarios. Este es un espacio para el debate. No hay moderación prevía en los comentarios, pero Castellón Confidencial se reserva el derecho a retirar comentarios irrespetuosos, ofensivos o inadecuados. Si envía un comentario, este sitio almacenará una entrada en un fichero de datos para poder mostrar su comentario a otros usuarios. Podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición en lectores@castellonconfidencial.com